Salud

Al toser o estornudar, usá la parte interna del brazo, no las manos.

La etiqueta de la tos consiste en guardar buenos modales para evitar la dispersión de los virus.

Nuestro país experimenta epidemias de virus respiratorios cada año, siendo los que imprimen mayor carga al sistema de salud el Virus Sincitial Respiratorio y los virus de Influenza. Este periodo de mayor actividad de virus respiratorios coincide con el otoño e invierno, e históricamente el período que concentra el mayor número de casos se inicia los últimos días de mayo, extendiéndose hasta fines de agosto.

Esta situación, sumada a las condiciones climáticas propicias para la trasmisión de los virus respiratorios, hacen necesario adoptar medidas para prevenir las Enfermedades Respiratorias, entre ellas la “etiqueta de la tos”.

La etiqueta

Es muy sencilla y solo basta con aplicarla frecuentemente para tomar esta costumbre, que contribuye a evitar la dispersión de los virus.

Consiste en utilizar la parte interna del brazo a la hora de estornudar o toser, en lugar de las manos.

Otras medidas de prevención diarias importantes de aplicar

• Lavarse las manos. Esto ayuda a la protección contra gérmenes. El uso de alcohol gel es una alternativa al lavado con agua y jabón, en caso que este último no sea posible.

• Evitar el contacto directo con personas enfermas. Y si es usted el que se encuentra enfermo, mantenga la distancia con otra gente para evitar la dispersión del virus.

• Guardar reposo en el hogar. El reposo domiciliario ayudará a evitar el contagio a otras personas y a una mejor recuperación.

• Evitar tocarse ojos, boca, nariz. Los gérmenes pueden diseminarse cuando una persona toca algo que está contaminado con ellos y, luego, se toca los ojos, la nariz o la boca.

• Mantener hábitos saludables. Un buen estado de higiene bucal y personal, dormir bien, mantenerse activo físicamente, en lo posible controlar el estrés, beber mucho líquido y comer alimentos nutritivos son hábitos que mejoran el estado de salud. Evitar cambios bruscos de temperatura y corregir factores ambientales, como la contaminación del aire interior (no fumando al interior de la casa) y fomentando una higiene correcta en los hogares son igualmente claves.

• Evitar el intercambio de saliva. Vasos, bombillas de tereré, chupetes, mamaderas, juguetes u otros que se lleven a la boca deben ser utilizados de modo personal.

• Desinfectar sitios comunes. Es importante prestar atención a la desinfección frecuente de superficies de “alto nivel de contacto”, como picaportes y equipos comunes, auriculares de teléfono, mouses de computadoras, con hipoclorito de sodio (Lavandina).

• Vacunarse. La dosis antigripal hace que el sistema inmune desarrolle anticuerpos aproximadamente 2 semanas después de la vacunación, brindando así protección contra la infección con los virus incluidos en la misma. Controlar el carnet de vacunación para verificar que los esquemas de toda la familia estén completos es fundamental.

• No automedicarse. Consumir medicamentos únicamente prescriptos por el médico.

Comentarios

comentarios

Ver más

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *