GanaderíaNegocios

El desafío de la ganadería paraguaya es lograr producir más con el menor costo y mantener la calidad del producto.

El referente y asesor ganadero nos hace un balance del presente de la actividad y los desafíos.
Dr. Federico Krauer, gerente general y asesor genético de una de las empresas ganaderas referentes del país. Cuya base de sus conocimientos inicia de lo transmitido por una familia tradicional ganadera. Es Licenciado en Administración de Empresas y Doctor en Ciencias Veterinarias, con varias especializaciones en el exterior en las dos áreas. Desde muy joven y apasionado por la actividad incursiono y llego a ser líder en gremios ganaderos. Su gran motivación en el rubro y la actitud adoptada lo ha posicionado en su corta edad en lo más alto de la actividad.
¿Cuál es la clave para el criador?

Creo que el éxito productivo de la cría como principal eslabón de la cadena debe encontrar el equilibrio justo donde se consigue criar la mayor cantidad de carne sana con la mejor calidad, en el menor tiempo y con el menor costo posible. El punto justo donde la productividad óptima, la adaptación al medio ambiente de los vientres, la fertilidad y la longevidad confluyen. La historia nos ha demostrado que varias veces el criador se ha apartado de ese equilibrio en pos de una, a veces mal llamada, alta producción que no siempre va unida a la rentabilidad. De nada sirve producir más cantidad si ese incremento conlleva a aumentar los costos por encima del beneficio o bajar la fertilidad y la eficiencia del rodeo. Optimizar no siempre es producir más sino lo máximo posible con los recursos que se tiene.

¿Cuáles son algunas de las interrogantes con que siempre se encuentra con sus asesorados?

He tenido muchas preguntas después de recorridas o seminarios, preguntas con las cuales siempre aprendo algo nuevo. Recuerdo que en uno de los seminarios me preguntan sobre el tamaño ideal de una vaca a trabajar, a lo que respondí de la siguiente manera, pienso que la respuesta es más compleja y va más allá del tamaño o peso del animal a trabajar. Como criadores debemos preocuparnos más por la producción de un ganado adaptado y funcionalmente eficiente, a lo largo de mis andanzas podría citar algunos principios a seguir que me ayudaron a mejorar la eficiencia en los rebaños conformados:
Todos los números, los porcentajes y los plazos que podría citar pueden ser adaptables, el principio es implementar un sistema o programa:

1-Ofrecer a nuestro rebaño la nutrición que generalmente es aplicada por los productores progresistas de tu zona.

2-Una vaquilla debe parir en lo posible antes de los 27 meses de edad.

3-Todas las hembras deben parir a tiempo cada año.

4-Utilizar un periodo de cría de 90 días.

5-Establecer un peso mínimo aceptable para el destete.

6-Las vacas deben destetar a los terneros a los 7 meses de edad y que este represente el 45% del peso corporal de la madre.

7-Solo mantener en nuestros rebaños a las vacas que cumplen con los 6 requisitos citados anteriormente.

8-“Muy pronto, el tamaño, el peso y el tipo de vacas que permanecen en su rebaño serán del tamaño y peso ideal para su campo, y se adaptarán al mismo con facilidad”

¿Cómo ve el avance genético en la ganadería?

La ganadería ha evolucionado mucho en los últimos 20 años, tanto que con ayuda de las biotecnologías con las cuales hoy contamos nos hemos puesto a la par de países que nos llevaban la delantera en el mejoramiento genético, biotecnología que ayudada por un trabajo de selección genética han tenido un gran salto. Entre esas herramientas que nos ayudan hoy a obtener una rápida multiplicación genética podemos citar técnicas como la inseminación artificial, el trasplante embrionario y las sincronizaciones de celos. Estas han llevado a los criadores a una nueva dimensión en el avance genético. Quienes se adaptaron a estos cambios y profesionalizaron sus métodos de selección y producción adaptándolos a las velocidades que estas técnicas impusieron a la actividad, tienen programas exitosos que aportan calidad y eficiencia a sus propios programas y a los de sus clientes o consumidores finales. Es clave el uso de información por parte del criador actual.

¿Qué tipo de informaciones son fundamentales para el criador?

Es fundamental que el criador tenga un objetivo a dónde quiere llegar con la producción, conocer con qué herramientas cuenta, mano de obra disponible, virtudes y defectos del rodeo a trabajar y en base a eso cómo realizar las combinaciones genéticas para llevar a buen puerto los objetivos prefijados. Si no medimos y evaluamos no sabemos a dónde estamos parados y si estamos avanzando en la dirección correcta. Sin información es muy difícil elegir los individuos correctos para combinar eficientemente. Información no significa una carrera sin ningún tipo de lógica a los números extremos ni avances genéticos exageradamente veloces que hagan perder el equilibrio.

¿Cómo fue avanzando la ganadería de precisión?

Creo que soy uno de esos jóvenes afortunados que tuvo la posibilidad de vivir en primera persona y haber podido interactuar en forma personal trabajando con una empresa que permanentemente está innovando en todas las áreas de producción buscando una ganadería de precisión. Programas y sistemas sofisticados permiten hoy la consolidación y el uso de la información en forma masiva. Informaciones que hoy nos permiten conocer si los reproductores se encuentran por encima o debajo del promedio y en qué porcentaje para peso al nacimiento, destete y final el M.P.P.A. de sus madres (Most Probable Production Ability). Y por otro lado los DEP’s a los que, a los datos anteriores se sumaron los de mérito de carcasa, circunferencia escrotal, peso adulto de la madre, etc. En estos últimos la comparación no es entre individuos del rodeo sino de la raza.

¿Cree que el productor ganadero saca provecho de las tecnologías?

Estamos avanzando y los resultados así lo indican, quienes trabajan correctamente, a conciencia, mejoran año tras año. La información y la tecnología bien aplicadas, con sentido común y experiencia, son importantes aliados. Para seguir siendo competitivos hay que usar todas las armas a nuestra disposición. Un análisis de nuestra situación actual con datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería nos indica claramente ciertos aspectos que debemos mejorar si queremos ser aún más competitivos; entre ellos un hato ganadero de alrededor de 13 millones de cabezas, que ocupan un espacio de 20 millones de hectáreas de pastoreo, una faena anual de 2.000.000 de cabezas por año, con la debilidad de una alta tasa de extracción la tasa de extracción (19%), esto sumado a una baja eficiencia biológica de la cría vacuna(Análisis Tasa de Preñez: 47 terneros por cada 100 vacas en edad reproductiva), por ultimo podemos citar un bajo peso en la faena (400 kilos en promedio), números preocupantes y que deberán de alarmarnos, los cuales particularmente considero inadmisibles para un país ganadero.
Otro tema en que el correcto uso de la tecnología aporta lo suyo es en la búsqueda de que los terneros pesen al destete lo más cercano posible al 50% del peso de su madre y en este factor también hay mucho para mejorar. La tecnología es fundamental en la mejora de la carcasa de los animales, sobre todo en rindes, área de ojo de bife, grasa de cobertura y marmoleo.

¿Cómo ve a las principales razas en el país?

Muy bien, muy sólidas, la competencia sana entre ellas ayuda al crecimiento y fortalecimiento de las mismas año tras año, esto podemos notar en la calidad de animales que son presentados en las principales pistas de exposiciones del país, animales que a su vez aportarían lo suyo en el mejoramiento de nuestra ganadería. La calidad del ganado bovino paraguayo se ha posicionado en el exterior y su reconocimiento se puede notar mediante la demanda tanto de reproductores como material genético, hoy día no solo somos exportadores de una carne de altísima calidad, sino también somos exportadores de genética.

De modo a concluir…

Creo apropiado presentar la idea que se debe aplicar una tecnología que apunte a todos los procesos que se desarrollan en un ciclo completo para tener impactos productivos sin provocar desequilibrios en el corto y largo plazo. A su vez si se aplican tecnologías de insumos sin mejorar los procesos con los recursos disponibles, los resultados físicos tenderán a ser similares a los registrados en el sistema de producción pasado, pero con costos mayores, por lo que los resultados económicos y financieros pueden ser similares o menores a la situación inicial.

Fuente: El Agro

Comentarios

comentarios

Ver más

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *