Actualidad

LA PARTICIPACIÓN ES UN TEMA FUNDAMENTAL EN EL PROYECTO DE AGUA PARA EL CHACO.

Para promoverla se lleva adelante un plan de gestión social, que incluye la aplicación de una Consulta Libre, Previa e Informada (CLPI) con las comunidades indígenas beneficiarias del Programa de Saneamiento y Agua Potable para el Chaco y Ciudades Intermedias de la Región Oriental, impulsado por la Unidad Ejecutora de Proyectos (UEP) del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

De acuerdo a lo explicado por la socióloga María Cañiza, especialista Social y de Género del Programa, se trata de motivar la participación “en el amplio sentido de la palabra”. Esto significa generar los espacios que permitan a la población beneficiaria ser parte de cada uno de los ciclos del proyecto de construcción del sistema de agua potable, en el afán de que éste pueda responder a sus demandas.

En esta línea, se pretende propiciar especialmente la incorporación de las mujeres, partiendo de reconocer “su histórico protagonismo como gestoras del agua en las comunidades indígenas del Chaco”.

“Las mujeres son las encargadas de recolectar y transportar el agua para su familia”, apunta Cañiza. “Por esa razón trabajar en su participación es clave. Y esa tarea abarca desde motivarlas a asistir a los encuentros hasta animarlas a hablar y, sobre todo, escuchar sus opiniones”. De esta manera, “podemos desarrollar proyectos mucho más ajustados a su realidad”.

Un aspecto importante de la gestión es el “respeto de la estructura social de las comunidades”. En las aldeas indígenas, los líderes “son actores claves para llevar adelante los procesos sociales”, advierte Cañiza. “En este sentido –agrega-, los proyectos se plantean en ese nivel, para luego ir bajándolos hasta la población”.

Las tareas están a cargo de un equipo de trabajadores sociales, responsable de organizar y realizar las consultas, reuniendo a los pobladores, presentando el diseño de las obras y recogiendo las inquietudes y sugerencias, que permitan incorporar correcciones.

Tras la finalización de este proceso en la comunidad de Pesempo’o (Loma Plata, Boquerón), donde la red domiciliaria ya está instalada, en los siguientes meses las consultas se irán dando en las demás comunidades del Chaco Central, que suman una población total de 36 000 indígenas beneficiariosde las etnias de Enlhet Norte, Sanapaná, Enxet Sur, Nivaclé, Guaraní y Ayoreo.

Pesempo’o es una de las 87 comunidades nativas beneficiarias del servicio de agua potable a través del acueducto, que la transportará desde la planta de tratamiento de Puerto Casado hasta los reservorios construidos en Loma Plata. La aldea ya cuenta con el servicio de energía eléctrica y, mientras espera el agua corriente, se provee de aljibes comunitarios o mediante la compra a proveedores particulares, entre otros recursos.

Ejecutado por la Gerencia de Proyectos de Agua y Saneamiento (GPAS), el Programa de Saneamiento y Agua Potable para el Chaco y Ciudades Intermedias de la Región Oriental está financiado con una donación de 60 millones de dólares de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), un préstamo de 20 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y una contrapartida local de 8 millones de dólares.

Comentarios

comentarios

Ver más

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *